LA DETERMINACIÓN DEL ALMA

ALDO ALCOTA

POETA Y CREADOR VISUAL

Aldo Alcota (Santiago de Chile, 1976). Poeta, artista visual y gestor cultural. Conoce en París a grandes figuras del Surrealismo como Ody Saban, Jean Benoît, Jorge Camacho y a Édouard Jaguer, animador del movimiento Phases.
Le apasiona la Patafísica y el grupo Pánico (Arrabal, Topor, Jodorowsky).

Al escribir invoco un ritual mestizo y al monstruo híbrido de la noche. Este último es un habitante del inconsciente ultramarino. Si me preguntan qué autores me han emocionado no dudaría en pronunciar los nombres de Huidobro, Stella Díaz Varín, Marosa di Giorgio, Joyce Mansour, Ginsberg, Lezama Lima, Breton, Panero, Vaché, Lautréamont, Pablo y Carlos de Rokha, Arrabal, Rabelais, Cesariny, Cervantes, Góngora, Baudelaire, Rimbaud, Topor, Haroldo de Campos, Lihn, Agustín Espinosa, Olga Orozco, Burroughs, Mallarmé, Mario Santiago, Kozer, Parra, Bruno Vidal, La Mandrágora…

El humor está presente en mi obra. Es un fresco zumo, o jugo, que lo bebo todas las mañanas para enfrentarme a la cotidianeidad del mundo.

Humor: Un barco en mi cabeza. Navega día y noche en busca de la cueva del milodón. Allí se guardan grandes tesoros relacionados con la escritura automática,

Me gusta el cruce de culturas y continentes. El Surrealismo y las culturas precolombinas me emocionan hasta convertirme en un ser simultáneo (ganas de estar en varias lugares a la vez).

Creo en esta frase de Matta: Ven, seremos.

Ser, ver y escribir sobre la ruta de la hormiga en la espalda de la física. Muerdo las carabelas de Colón.

La poesía avanza por el empuje experimental. Además hay un accionar escritural dictado desde otro mundo. Le llamaremos el afán del médium. Las palabras y frases se lanzan al vacío de la hoja. Es el momento de jugar. Desarmar el lenguaje. Escupirlo. Derramarlo como un espeso líquido y no tanto. Inventar vocablos. Neologismos van y vienen. Pensamos en la figura de Huidobro cuando acelera sus ideas como un tren japonés. Bravo Huidobro!

Pandemónium. Pan. Panegírico a la extrañeza. En guardia ante la noche. Teclear un manifiesto de lo salvaje. Si es hermético, mucho mejor. A veces pienso estudiar astronomía. Eso es poesía con letras gigantes. Escribir para subvertir la realidad. La vertiente. Agua. La caula duchampiana. Piano destrozado por una acción de Jodorowsky en México. Los mayas encienden tubos eléctricos en los mercadillos marselleses. El mar, un soporte soberano que cuelga del cielo. La mar, una estatua móvil. Lo imposible es poesía.

Mutación surrealista en la literatura. Duro. Romper. Blando. Gelatinoso. Jalea. Un pollo asado con tomate y papás fritas. Poesía. Que todos los géneros se fusionen en una deidad caníbal. Que no paren de devorarse. La poesía es el gran ingrediente en la novela del futuro. Un saludo a Vila-Matas. Una poesía recibe con los brazos abiertos a la prosa. A todo. Volvemos a Pan. Lo telúrico, energía propia de un Chile que ha dado increíbles poetas. Seguimos. Submarino sublime.

 

Anuncios